Fotografia gastronomica, cuando una imagen vale 1000 palabras